Los 5 errores más comunes de los proveedores en las bodas LGTB y cómo evitarlos

No eres para nada homófobo ni homófoba y estás a favor de que todas las parejas del colectivo LGTB puedan casarse, ¿verdad? Bueno, pues aun así sentimos decirte que puede que sin ser consciente de ello tengas algunos de estos errores. Por suerte, has llegado hasta este artículo y vamos a darte algunos truquitos para solucionar este problema de una manera rápida y sencilla.

Es indiscutible que en los últimos años hemos avanzado mucho en la lucha por los derechos del colectivo LGTBI, pero todavía quedan muchos comportamientos homófobos y transfobos que a día de hoy seguimos manteniendo sin darnos cuenta. Al igual que ocurre con los micromachismos, en el caso del colectivo LGBT también podemos identificar miles de ejemplos de comentarios, palabras o actitudes que llevamos a cabo sin darnos cuenta. Es normal que esto ocurra porque desde niños hemos estado rodeados de comentarios, chistes y estereotipos que la sociedad nos ha transmitido de mil maneras diferentes. Nos pasa incluso a las personas del propio colectivo y es muy complicado escapar de todo esto, pero lo más importante es que, una vez que seamos conscientes, tratemos de ser críticos con nosotros mismos para poder cambiar todas estas actitudes.

Con esta pequeña guía de 5 errores comunes que día a día nos encontramos en perfiles o webs de profesionales del sector de las bodas esperamos poder ayudar a que muchos profesionales se den cuenta de estas “meteduras de pata” y les pongan remedio para evitar que cualquier pareja del colectivo pueda sentirse incómoda o poco segura. 

1. Asumir la heterosexualidad

Algo muy habitual es referirnos siempre â€œal novio y la novia”. Por costumbre, en este sector muchas veces se utiliza un lenguaje que asume que tiene que existir una pareja heterosexual sin dejar ver la opción de que haya dos novias o dos novios.

En más de una ocasión alguna seguidora nos ha comentado que cuando se ha interesado por un profesional para su boda, este ha asumido que su pareja era un hombre con preguntas como: ¿Cuánto tiempo lleváis juntos/con tu novio? o similares. Detrás de estas preguntas no hay ninguna maldad pero presuponer que una pareja es heterosexual es algo que puede generar situaciones incómodas.

Otro ejemplo muy extendido son los formularios de contacto en los que solo existen las casillas â€œNombre del Novio/ Nombre de la Novia”. Ponte por un segundo en el lugar de una pareja homosexual que se encuentra ante un formulario así. ¿Por qué uno de ellos tiene que verse obligado a escribir su nombre en un género que no es el suyo? ¿Crees que la pareja puede estar 100% segura de que va a estar cómoda contigo si encuentra esta situación? Es importante ser consciente de estos pequeños detalles.

¿Cómo evitarlo?

Si te has dado cuenta de que cometes este error, la solución es muy rápida. Tu mejor amiga a partir de ahora es la palabra mágica “PAREJA”.

Algo que puedes cambiar en un segundo son tus formularios, la mejor opción es poner â€œNombre de Pareja 1” y “Nombre de Pareja 2” o alguna opción similar. 

En cuanto a la forma de hablar, la solución es dejar de asumir que las personas son heterosexuales. Esto no es algo tan fácil porque lo tenemos todos muy dentro de la cabeza y es posible que alguna vez se te escape, pero siempre que tengas presente que tienes que hablar diciendo “pareja” te será mucho más sencillo rectificar y las parejas se sentirán más cómodas trabajando contigo.

2. Bodas “estilo gay”

Si en tu web o en tus perfiles en las redes sociales tienes algo parecido a: “hago bodas minimalistas, bodas boho, bodas íntimas, bodas temáticas, elopements, bodas gays, etc”, entonces este apartado te va a ser muy útil.

Con esta situación nos encontramos dos problemas. El primero es que el término “boda gay” realmente sólo hace referencia a cuando dos hombres se casan entre ellos y el segundo es que que una boda gay no es un tipo de boda. Por ello, antes de nada, hay que dejar de usar “gay” para referirnos a todo el colectivo, y hay que dejar de relacionar estilos de boda con sexualidad. Si no equiparas bodas íntimas con bodas heterosexuales, no lo hagas tampoco con bodas LGTB.

En conclusión, lo que queremos que se entienda es que â€œlo gay” no es un estilo como tal. Una boda LGTB podrá ser íntima, boho, urbana, al aire libre, temática, etc., igual que una boda heterosexual. Hay casi tantas opciones como parejas en el mundo. 

¿Cómo evitarlo?

Entendemos que la intención de los proveedores detrás de esto es, en muchas ocasiones, simplemente expresar que están abiertos a trabajar con parejas LGTB y pretenden dejar claro que son un espacio seguro para estos enlaces.

Para esto, creemos que la mejor opción es añadir en algún lugar de la web o de las redes sociales que sois LGTB friendly, que estáis abiertos a todo tipo de bodas o cualquier aclaración con la que os sintáis a gusto, de manera que las parejas puedan identificar mejor con quién pueden trabajar de forma segura. 

3. #LoveIsLove #AmorEsAmor

A todos nos gustan los hashtags, son una muy buena manera de dar a conocer algo en un sector concreto y cada vez los utilizamos más pero ¿por qué mucha gente cada vez que sube una foto de una boda LGTB siempre utiliza los mismos?

Esto no es nada grave pero está bien reflexionar un poco sobre por qué se hacen tantas diferencias a la hora de subir contenido sobre un tipo de pareja u otro. Las parejas del colectivo no solo somos arcoíris, eslóganes o reivindicaciones (que también). Y, en concreto hablando del “Love is love” o “Amor es amor”, entendemos que para las bodas viene muy bien, pero hay que tener en cuenta que no representan al colectivo LGTB. Primero, porque no necesitamos que haya amor para ser respetados, y segundo porque el colectivo LGTB lo forman personas que sienten atracción sexual por personas de su mismo género y personas que no se identifican con el género que se les asignó al nacer, es decir, las personas trans, y este lema no tiene nada que ver con ellos. 

¿Cómo evitarlo?

En este caso, y con vuestro permiso, vamos a barrer para casa. Os sugerimos nuestro propio hashtag #LGTBodas como una opción que podéis añadir sin problema a todas las publicaciones de bodas LGTB que publiquéis.

Y ahora ya más en serio, para salir de poner los mismos hashtags o los mismos emojis que se repiten constantemente la solución es simplemente hacer lo mismo que se hace con el resto de parejas, contar alguna anécdota de esa boda concreta, recuerdos o sentimientos que te vienen a la mente a partir de esa foto. En cada boda hay mil historias que contar y es una opción mucho más trabajada y personal que simplemente poner Love Is Love. 

4. “Las bodas gays son las más divertidas”

Este error está muy relacionado con el que hemos comentado en el punto 2. Al igual que no somos un estilo de boda, tampoco somos iguales todas las parejas LGTB.

Constantemente nos llegan mensajes de proveedores que nos hacen comentarios como: â€œcon los gays son con los que mejor me lo paso”, â€œlas bodas LGTB son las mejores”, “es que sois los más divertidos”.

Quizás te preguntes qué hay de malo en esas frases si todo lo que se dice es positivo pero ahora piensa en frases como: “todos los chinos son buenos en matemáticas” o “todos los negros cantan/bailan bien”. Estas frases también comentan cosas buenas pero ¿a que ahora sí que lo ves?

¿Cómo evitarlo?

A veces nos da la sensación de que algunos de estos comentarios se hacen de manera algo forzada pero con toda la buena intención del mundo para demostrar que no tienen ningún problema con el colectivo pero, aún así, creemos que lo mejor es simplemente dejar de hacerlos. Invierte la situación e imagínate diciéndole a una pareja heterosexual que los heteros son muy divertidos o algo similar. Si te resulta extraño, no lo hagas al revés. 

5. La tradición y el protocolo heteronormativo

Aunque cada vez el sector de las bodas se moderniza más y va incluyendo más cosas que se salen de la norma tradicional sobre cómo debe ser una boda, es cierto que todavía nos encontramos con expresiones que, sin ser homófobas, excluyen a las parejas que no son heterosexuales.

Nos encontramos con muchos proveedores que constantemente hacen referencia a cosas como el momento en el que el novio está esperando a la novia y por fin la ve entrar. Esta parte de la ceremonia es preciosa, no lo negamos, pero en las bodas de dos chicas o dos chicos esto no va a ocurrir. En nuestras bodas no hay ningún novio que vaya a esperar nervioso a su futura mujer pero, además, posiblemente muchas parejas heterosexuales tampoco se vean representadas con este tipo de expresiones.

Este es solo un ejemplo pero expresiones así se repiten constantemente sobre otros aspectos que se han dado por hecho que toda boda debe tener.

¿Cómo evitarlo?

Aunque cada vez el sector de las bodas se moderniza más y va incluyendo más cosas que se salen de la norma tradicional sobre cómo debe ser una boda, es cierto que todavía nos encontramos con expresiones que, sin ser homófobas, excluyen a las parejas que no son heterosexuales.

Nos encontramos con muchos proveedores que constantemente hacen referencia a cosas como el momento en el que el novio está esperando a la novia y por fin la ve entrar. Esta parte de la ceremonia es preciosa, no lo negamos, pero en las bodas de dos chicas o dos chicos esto no va a ocurrir. En nuestras bodas no hay ningún novio que vaya a esperar nervioso a su futura mujer pero, además, posiblemente muchas parejas heterosexuales tampoco se vean representadas con este tipo de expresiones.

Este es solo un ejemplo pero expresiones así se repiten constantemente sobre otros aspectos que se han dado por hecho que toda boda debe tener.

Conclusión

Después de esta pequeña recopilación de algunos errores que solemos pasar por alto pero que repetimos constantemente, tenemos una pregunta para ti.

¿Eres proveedor y te has dado cuenta de que alguna vez has dicho o hecho alguna de estas cosas? Coméntanos en el post de Instagram que hemos hecho sobre este artículo qué error has cometido o cómo le pusiste solución cuando te diste cuenta.

Si hay cualquier otra expresión o actitud que te moleste o que creas que podríamos añadir cuéntanoslo aquí para que podamos aprender entre todos.