Elisa y Marcela: el primer matrimonio homosexual de España

El matrimonio entre personas del mismo sexo se legalizó en España el año 2005, pero fue un siglo antes, en 1901, cuando se produjo la primera boda oficial entre dos mujeres en España. Y fue por la Iglesia.

Marcela Gracia y Elisa Sánchez se conocieron en 1885, en Galicia, mientras estudiaban para ser maestras. La familia de Marcela, en concreto su padre, sospechaba que la relación sobrepasaba los límites de la amistad y creían que Elisa era muy mala influencia para su hija, por lo que enviaron a Marcela a estudiar a Madrid con el objetivo de separarlas.

Sin embargo, años más tarde, cuando terminan de estudiar, Marcela vuelve a A Coruña y se reencuentran. Las dos trabajaban como maestras, cada una en una aldea; Elisa en Calo y Marcela en Dumbría, separadas por 12 kilómetros. Esos 12 kilómetros eran los que cada noche recorrió Elisa durante dos años para ver a su amor.

El primer matrimonio homosexual de España se hizo por la Iglesia

Cansadas de los rumores y de esconderse, trazaron un plan para casarse. Elisa se hizo pasar por Mario, se inventó que era un primo suyo que había vivido en Londres toda su infancia, se vistió de «hombre» y se cortó el pelo. Y, así, decidieron arriesgarse y casarse el 8 de junio de 1901 en la parroquia de San Jorge.

Y no, el párroco no sospechó. Consiguieron engañarlo y se convirtieron, técnicamente, en el primer matrimonio homosexual del que se tiene constancia documental en España. Fue la primera y la última boda homosexual oficiada (oficialmente) por la Iglesia.

Por desgracia, se descubrió el engaño en el pueblo donde vivían y tuvieron que huir a Portugal, en concreto a Oporto. La policía española ordenó que las detuviesen allí y ambas fueron a prisión, aunque fueron absueltas unas semanas más tarde. Después de aquello, huyeron a Buenos Aires, Argentina.

Se dice que Marcela tuvo una hija en 1902 para normalizar la relación y como prueba de que Elisa era Mario. Elisa falleció años más tarde, pero realmente no se sabe qué ocurrió exactamente ni cuál fue el final de la pareja. Lo que sí sabemos es que estas dos mujeres arriesgaron su vida por su amor y lucharon para poder casarse.

El matrimonio igualitario en el mundo

Aunque en España nos parezca una locura, muchas parejas del colectivo todavía se ven en este tipo de situaciones porque en sus países es ilegal o incluso está penado con la muerte y por ello tienen que esconderse o huir.

Países en los que se criminaliza la homosexualidad. Fuente: RTVE.

Hoy en día, las parejas del mismo sexo pueden casarse en tan solo 33 países. En el mundo hay 195. En 11 de ellos la homosexualidad está penada con la muerte y en muchos otros con cadena perpetua. En la Unión Europea todavía hay países que no reconocen el matrimonio igualitario, como es el caso de Italia o Grecia, en los que solo se permiten las «uniones civiles», diferentes al matrimonio.

En 2019, la historia de Elisa y Marcela se llevó a la gran pantalla y a Netflix. La película de Isabel Coixet, protagonizada por Natalia de Molina y Greta Fernández, cuenta el inicio de la relación entre las dos maestras y su valiente y dramática historia de amor.

Ahora, Elisa y Marcela forman parte de la historia del colectivo LGBT, representando a todas las personas que tienen que fingir ser de otra manera, que tienen que huir, que tienen que luchar contra todo y contra todos para poder vivir en paz.

Ojalá algún día esta historia sea solo cosa del pasado.