Nuestro Stonewall: El Pasaje Begoña

El 28 de junio se celebra internacionalmente el día del Orgullo LGTB en recuerdo de los disturbios que tuvieron lugar en el pub Stonewall Inn de Nueva York.

En la madrugada del 28 de junio de 1969 se produjo una de tantas redadas policiales de la época pero en esta ocasión, los clientes se negaron a identificarse. Esto fue el inicio de 6 días de enfrentamientos con la policía y de lo que hoy en día reconocemos como el inicio de la lucha del colectivo LGTB por sus derechos.

En España tenemos una historia muy parecida que con el tiempo (y la ayuda de la dictadura) fue cayendo en el olvido, pero gracias a la memoria, el esfuerzo y los testimonios de muchas personas, hoy podemos hablar del Pasaje Begoña

Un oasis de libertad en pleno franquismo

Entre 1962 y 1972, en una pequeña calle en forma de L de un barrio de Torremolinos en Málaga, se situaron decenas de bares de música y de baile junto con los primeros bares de ambiente de España. Era un pequeño rincón en el que se podían respirar aires de libertad y respeto dentro de un contexto social que era todo lo contrario. 

Fue un lugar en el que gays, lesbianas, bisexuales y transexuales encontraron un espacio seguro para ser ellos mismos en una época en la que la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social  de la dictadura les perseguía y castigaba hasta con penas de cárcel.

Por el Pasaje Begoña se pudo ver a todo tipo de personalidades entre las que podemos destacar a personas como John Lennon, Coccinelle, Massiel, La Otxoa o Sara Montiel.

Pese al nacionalcatolicismo de la dictadura de Franco, las autoridades malagueñas eran más o menos permisivas con los locales del Pasaje Begoña. No hay que olvidar que Torremolinos era un gran destino turístico en esa época y el beneficio económico que generaban todos estos visitantes era muy importante. 

La Gran Redada

No fue la primera redada que hacía la policía allí, pero la ordenada por Víctor Arroyo, el Ordenador Civil de Málaga, el 24 de junio de 1971 fue totalmente diferente. En esta ocasión se identificó a unas 300 personas (144 fueron arrestadas y deportadas en el caso de las personas extranjeras).

Tras esta redada muchos de los locales cerraron para siempre y, poco a poco, el Pasaje Begoña fue cayendo en el olvido por culpa del silencio y la represión de la dictadura.

Si a día de hoy tenemos la suerte de conocer esta historia es gracias a la Asociación Pasaje Begoña. La asociación nació en el 2018 con el objetivo de recuperar y honrar la memoria histórica de un lugar que debería ser reconocido como la cuna de de los derechos y libertades del colectivo en España así como de rehabilitar el pasaje para que se convierta en el lugar de culto que debería ser.

El trabajo de la asociación está dando sus frutos, en 2019 el Pasaje Begoña fue declarado lugar de Memoria Histórica por el Parlamento Andaluz y el Congreso de los Diputados. Pese a esto, todavía queda mucho por  hacer.

Por eso desde LGTBodas esperamos estar aportando un granito de arena en esta tarea porque creemos que es fundamental conocer nuestro pasado, la represión histórica a la que se nos ha sometido y a las personas que lucharon para conseguir los derechos que ahora tenemos.

La cultura como arma para la recuperación de la memoria histórica

El arte y la cultura son herramientas muy poderosas a la hora de contar historias y transmitir al público mensajes importantes. En este caso queremos hablar de Refugios Habitados, una pieza de la compañía de danza contemporánea  EntreTantos Dansa que está inspirada en la historia del Pasaje Begoña.

La pieza transita por el viaje de cuatro amigos que se unen en un espacio de libertad.

A juzgar por el sold out total que hicieron los pasados 25, 26 y 27 de junio en el estreno de la obra en Valencia podemos decir que la memoria del Pasaje Begoña está asegurada y las historias que allí ocurrieron no volverán a caer en el olvido.